Termina el verano y vuelven las clases, para algunos niños supone el reencuentro con sus amiguitos en la guardería infantil en Chamartín, pero para otros es su primer día y esto puede suponer un trauma.

En esta entrada te explicamos cómo evitar la angustia y el llanto que esto provoca en algunos niños. Aprende cómo preparar a tu hijo para su primer día de clase en una guardería infantil en Chamartín.

Prepara con anticipación el gran día, llévalo a comprar sus enseres, su ropa y explícale dónde y para qué los va a usar.

Inicia a tu hijo en casa a las actividades que va a realizar en la guardería. Para él será más fácil si está acostumbrado a hacer dibujos en casa, está familiarizado con los colores, lápices o rotuladores.

Hazle entender que solo serán unas horas, que será divertido, que hará nuevos amigos y que volverás a por él.

Podéis hacer previamente una visita juntos al centro para conocer al que será su maestro y a sus nuevos compañeros, conocer las actividades, rutinas y demás.

Comienza paulatinamente. Al principio es mejor llevarlo una o dos horas diariamente para que se vaya adaptando.

Despídete de él de un modo cariñoso, con abrazos o caricias, pero siempre de forma segura y sin mostrar preocupación. En caso contrario, tu hijo lo notará y se sentirá inquieto durante toda la jornada.

Jamás te marches sin despedirte, de ese modo asociará la guardería con un lugar malo, ya que se sentirá abandonado.

Si aun así tu pequeño rompe a llorar, no eternices el momento. Recuerda que los cuidadores están acostumbrados y saben tratar estos difíciles momentos.

Despídete como te hemos indicado y en el centro sabrán cómo calmarlo.

En Pequeñecos Parque Norte somos expertos en transformar estos momentos para que tu hijo disfrute con nosotros desde su primer instante en la guardería.