Para cualquier bebé, el gateo es la manera más útil de conocer el mundo que le rodea. En nuestra guardería infantil de Chamartín, es habitual que los pequeños y pequeñas gateen y se desplacen de un punto a otro en función de su curiosidad. Pero... ¿tiene algo de malo? Desde Pequeñecos Parque Norte queremos dejar tranquilos a esos papás y mamás que consideran que su bebé gatea demasiado... o por el contrario, que ya va camino del año y apenas gatea.

Los bebés suelen empezar a gatear entre los 6 y 9 meses, si bien es cierto que algunos tardan un poco más. Pero que no cunda el pánico: no existen evidencias científicas de que el no gatear o el empezar tarde perjudique el desarrollo del niño. Sin embargo, esta forma de desplazarse tiene múltiples ventajas:


- Al percibir desde distintas distancias los objetos y personas, la vista del bebé se ejercita y madura con más rapidez. A la par, conocerá el espacio y aprenderá a calcular tamaños y distancias.

- Sin duda, es un paso previo a caminar. Por tanto, los bebés que gateen en edades tempranas tienen más posibilidades de aprender antes a andar.

- Gatear es coordinar movimientos. Por ello, les ayuda a desarrollar el aparato psicomotor.

- Gatear también es ejercitar los músculos y favorecer su crecimiento, pues tienen que hacer fuerza en manos, brazos y piernas para desplazarse.

- La suma de ejercitar los músculos y coordinar sus movimientos también ayuda a desarrollar su capacidad pulmonar.

- Y lo más importante: coordinar, conocer, ver, tocar … Todo ello hace madurar el sistema neurológico del bebé.


Todo son ventajas si el pequeño aprende a gatear. Aunque la recomendación de muchos expertos para los padres y madres es que no fuercen al pequeño si no lo hace. Cada bebé lleva su ritmo, y algunos nunca consiguen hacerlo. Como hemos dicho, ésto no es sinónimo de que tenga o vaya a tener algún problema futuro.

En Pequeñecos Parque Norte disponemos de personal experto. Así que si quieres que tu bebé esté en un ambiente 100% educativo y divertido, no lo dudes y cuenta con nuestra guardería infantil en Chamartín. ¡Podrá descubrir su pequeño mundo, gatear y socializar!