En nuestra escuela infantil en Chamartín ponemos a disposición de los padres las instalaciones y los servicios necesarios para dar el cuidado que sus pequeños merecen. Es por ello que nuestro equipo de trabajo cuenta con aulas, patio de recreo con columpios y un comedor. Además, trabajamos con un servicio de catering especializado en escuelas infantiles, para niños de 0 a 3 años, en el que también están adaptados para diferentes alergias alimentarias. Este último detalle es esencial para dar una alimentación sana y adaptada a las necesidades de cada niño. Pero, además, el comedor es un espacio más de aprendizaje dentro de la escuela.

En esta etapa de desarrollo los pequeños, gracias a su curiosidad, están permanentemente atentos a las novedades y al resto de niños que les rodea. Por ello, comer con los compañeros en el comedor de nuestra escuela infantil en Chamartín les ayudará a deshacerse de vicios o manías que pudieran haber adquirido en casa. Al ver que el resto de pequeños comen sin problemas, ellos mismos realizarán esta tarea con tranquilidad.

Además, los horarios fijos que se marcan en la escuela ayudan a que los niños adquieran una rutina a la hora de comer. En ocasiones, en casa no es fácil seguir un horario de comida fijo, lo que puede derivar en una falta de apetito o problemas a la hora de comer al pequeño. En la escuela, al comer siempre a la misma hora, el metabolismo del pequeño se ajustará fácilmente a la rutina.

Por último, la nutrición es un tema que cada tiene más importancia en nuestra sociedad. Por ello desde nuestra escuela Pequeñecos Parque Norte aprovecharemos las horas de comedor para educar en ella aportando una dieta sana, saludable, equilibrada y variada.